Ya deberíamos saber que el core no es solo cuestión de hacer abdominales, sino también de conseguir estabilidad en la columna. Este es el principal objetivo de estos ejercicios.

Inclúyelos al inicio de la sesión para evitar situaciones de fatiga donde sea difícil mantener un control corporal adecuado

 

Separa un brazo realizando una abducción con una carga moderada evitando que oscile la cintura escapular. Separa el apoyo de los pies para mayor estabilización.

Extiende brazos y piernas intentando que la columna no se mueva, sobretodo que la curvatura lumbar no se acentúe. Puedes colocar una toalla debajo de tu zona lumbar para presionarla durante todo el movimiento. Debes mantener una respiración diafragmática y no abdominal, siente como el pecho sube y baja pero no el abdomen que debe permanecer sin movimiento y contraído para asegurar la estabilización.

Para la musculatura erectora y establecer una buena disociación lumbopelvica, siéntate sobre los talones manteniendo la columna estable sin que se aprecie un movimiento de rotación anterior de la pelvis y/o flexión de la columna

 

Desciende las piernas flexionadas sin que se eleve la columna lumbar de la sueperficie. Toca el suelo muy suave con los pies y vuelve a ascender de forma controlada.

Finalmente incluye este ejercicio más exigente en posición vertical. Inclínate progresivamente hacia atrás siempre y cuando puedas mantener la cadera en posición neutra sin que la espalda se arquee atrás.

 

Compártelo!