Los abdominales son músculos con una función diferente a la dinámica, no están ahí para producir movimiento, sino todo lo contrario, su verdadera función es estabilizar, es decir, que no se produzca movimiento.

Atendiendo a su función y no a su acción muscular anatómica de libro, no deberíamos entrenarlos con los clásicos ejercicios dinámicos de crunch, rotaciones e inclinaciones laterales, sino que los ejercicios que deberían ser los protagonistas en un programa de acondicionamiento específico atendiendo a su función deberían ser acciones donde los músculos del tronco son retados y su contracción tiene el objetivo de no producir el movimiento.

El gran objetivo funcional y de salud de los músculos del core es estabilizar a la región lumbar, de esta forma a la vez que se transforma en un fulcro, en un punto de apoyo para las diferentes palancas, también garantiza la protección de las estructuras vertebrales ante la acción de las cargas representando auténticos estabilizadores activos que gestionan las fuerzas liberando de cargas a los estabilizadores pasivos.
Aquí tienes algunos ejemplos de ejercicios donde se reta a los músculos del tronco en su función estabilizadora, es decir se aplican cargas que intentan rotar, flexionar o extender la columna pero los músculos del tronco son capaces de evitar el movimiento de la columna consiguiendo neutralizar estas fuerzas desestabilizadoras. Si observas esta es la realidad motriz que encontramos en multitud de gestos deportivos y acciones cotidianas, por tanto presentan gran transferencia funcional.

 

 

Compártelo!