Descubre la diferencia entre realizar un push-up sobre las manos o unas kettlebell, ¿cuál te parece mejor?

Uno de los aspectos que influye en los push-up es el agarre, principalmente porque el apoyo simple de manos abiertas (1) en el suelo la muñeca se presenta en una extensión muy forzada que puede comprometer la articulación de la muñeca y suele ser molesta para algunas personas.

La solución es realizar un agarre neutro sobre un asa, pero no el de una kettlebell (2) primero por seguridad, si el peso no es muy elevado existe la posibilidad de que la pesa vuelque y entonces el problema en la articulación de la muñeca puede ser mayor, pero también por otros dos motivos, que al estar el apoyo muy elevado la intensidad disminuye ya que se realiza con mayor inclinación que sobre el suelo y el aspecto final es que una bajada con déficit sobrepasando el pecho el agarre, dispone al hombro en una situación muy comprometida y de baja capacidad de generar fuerza, así que por todas estas razones, apoyarse sobre una kettlebell solo presenta inconvenientes, el único motivo es el postureo y lo popular que es este recurso, pero una vez más lo asombroso o popular, no suele ser lo más funcional o racional.

Si deseas un apoyo seguro, es mejor disponer de unos apoyos en asa bajos diseñados para tal finalidad (3) o bien unas mancuernas hexagonales de poco peso que son bajas y no interfieren en exceso en la inclinación.

Tú eliges, racional o postureo… seguro o riesgo… piensa o imita…

Compártelo!