Hace unos días me llegó una consulta preguntándome sobre un suplemento de proteínas para introducir en el desayuno, si era necesario y la cantidad que debía añadir a esta comida. Lo cierto es que responder a este tipo de consultas es difícil, si lo hago seguramente mi respuesta no sería correcta ya que para responder necesitaría saber muchos mas aspectos que influyen tanto en la necesidad como en la cantidad de introducir un suplemento de proteínas en la alimentación.

Yo siempre pongo el ejemplo de que la alimentación es como una partida de ajedrez, si solo me dices la posición de unas piezas me resultará imposible ver la jugada completa, en la alimentación ocurre algo parecido para aconsejarte sobre un suplemento, comida o alimento en concreto dependerá de la alimentación a lo largo del día, del tipo de entrenamiento, del objetivo planteado e incluso de la alimentación a lo largo de la semana y tus objetivos deportivos a medio y largo plazo.

En este caso unos gramos de pretinas en el desayuno pueden ser necesarios si a lo largo del día no tomas la suficiente proteína, pero si ya ingieres alimentos ricos en proteínas, añadir un suplemento extra no tiene sentido. También dependerá de su tipo de entrenamiento, objetivo perseguido… en definitiva de ver la jugada completa.

Tomar por ejemplo pan integral cuando ingieres grasas saturadas no tiene sentido, tomar arroz es saludable pero es muy diferente si lo tomas al mediodía o por la noche… son tantas las variables que responder rápidamente sería cometer un error.

Contempla tu alimentación como una jugada de ajedrez, debes tener una visión completa de la jugada, si mueves una pieza influirá sobre el resto. En la alimentación no importa mucho un determinado alimento o comida, sino lo ingerido a lo largo del día e incluso durante toda una semana. Estudia tus piezas y realiza tu jugada.

Compártelo!