Muchas personas, sobre todo principiantes, caminan en cinta con cierta inclinación con agarre de manos al frente, quizás por una mayor sensación de seguridad frente a la inclinación unida al deslizamiento del tapiz que causa esa sensación desequilibrante.

Lo cierto es que esta posición no es muy conveniente, a nivel mecánico influye de forma muy significativa y nada deseable en la marcha natural.
– Por una parte, el centro de masas que oscila ligeramente hacia arriba y abajo, con los brazos sujetos esta oscilación natural se verá limitada. La zancada se vuelve menos amplia y con mayor frecuencia. El movimiento de las piernas es rápido y corto, lo cual no permite una movilidad adecuada y tiende a un acortamiento de flexores de cadera.
– Pero sin duda lo más importante es que los brazos y todo el tren superior, tiene una importante función estabilizadora. Su oscilación contralateral neutraliza la rotación del tren inferior, permitiendo una mayor estabilidad y eficiencia mecánica en la zancada. Si mantenemos las manos sujetas al frente, la cintura escapular no puede girar y la cadera acentúa su movimiento de rotación, situación que terminará arrastrando en ese movimiento a las vértebras lumbares, una cuestión nada deseable.
cinta andar agarreAndar en cinta con cierta inclinación, resulta una opción de trabajo muy interesante para todas aquellas personas que no desean correr, pero debemos garantizar una mecánica natural y sobre todo menos lesiva. Si utilizas la cinta con inclinación, evita agarrarte, la mejor opción de trabajo es todo lo contrario; realiza zancadas más bien amplias para conseguir mayor movilidad en la cadera e implica a tus brazos con un movimiento también amplio contralateral.
Si lo deseas para tener confianza con la cinta, comienza tocando con las manos la zona frontal o lateral de la cinta, pero una vez que consigas establecer tu ritmo en los primeros minutos, libera a tus manos y utiliza los brazos para estabilizarte, será mucho más seguro, eficaz y desde luego menos lesivo para tu espalda.

Compártelo!