Un adecuado trabajo del core repercutirá en una mejora de la técnica de carrera. Comienza a introducir ejercicios específicos acercándote al patrón de movimiento.

En la carrera el movimiento de los brazos representa un movimiento compensatorio del tren inferior. Las zancadas alternas provocan un giro de la cadera y el tren superior intenta estabilizar al tronco para que cada zancada sea eficiente mecánicamente.

Intenta correr con los brazos pegados al cuerpo, notarás el gran trabajo estabilizador de los brazos y toda la cintura escapular y como influye sobre la mecánica de la carrera. A mayor velocidad, mayor involucración de los brazos ¿te has fijado en la gran musculatura y potencia que tienen en los brazos los velocistas?

Al final se genera un par de fuerzas entre el tren inferior y el superior, y la estructura que tiene que gestionar estas fuerzas es el core. Atendiendo a esta función mecánica durante la carrera, se hace necesario entrenar los músculos del tronco acercándonos al patrón de movimiento real. Por esta razón, además de tus ejercicios de abdominales, debes incluir ejercicios específicos donde todo el core realice su función.

Aquí tienes un ejercicio tan simple como efectivo, que además podrás realizar en cualquier lugar. Colócate inclinado y alterna el apoyo de las manos a diferentes alturas intentando mantener estable y sin oscilar el tronco y cintura escapular. Notarás como los músculos abdominales se implican significativamente para fijar, estabilizar y mantener el control.

{vimeo}74238670{/vimeo}

Compártelo!