La plancha prono es un ejercicio clásico de trabajo del core, pero también está sobre utilizada, sobre todo cuando se mantienen posiciones estáticas durante mucho tiempo. La opción, variar palancas.

Es un incongruencia utilizar la plancha como una orientación más “funcional” del trabajo del core para luego utilizarla de forma incorrecta manteniendo una posición estática sin ningún estímulo y además más allá de los 20 segundos, incluso muchos inconscientes llegando a más de 1 minuto.

Un mantenimiento estático tan solo conseguirá fatigar a los músculos de la pared abdominal rápidamente además de suponer una posición poco natural y con escaso estímulo de reto estabilizador más allá de mantener la cadera en posición neutra.

Una opción es la de aplicar varias palancas con variaciones en los apoyos de las piernas, no solo para progresar a nivel de intensidad pasando de una palanca corta con apoyo de las rodillas a una palanca más larga e intensa con tan solo el apoyo de los pies, también resultará muy útil y estimulante modificar los apoyos variando las palancas, de esta forma además se aplica un reto estabilizador sobre la cadera ya que al cambiar de dos a un apoyo la cadera tenderá a oscilar suponiendo un reto estabilizador a controlar en sinergia con la pared abdominal y cintura escapular.

Intenta siempre mantener la cadera neutra, manteniendo las curvas naturales de la columna, incluida la curvatura lumbar. El reto es que no se acentúe, no es incorrecta una posición ligeramente en flexión (columna curvada hacia arriba) pero el mantenimiento de la región lumbopélvica en posición neutra es el reto a conseguir.

Variar y retar es mejor que soportar estático!!

 

 

 

Compártelo!