El calentamiento es parte de la sesión de entrenamiento. Estos criterios mejorarán tus resultados.

El principal criterio es la duración debe ser directamente proporcional a la intensidad de la actividad. A mayor exigencia física, mayor tendrá que ser la duración del calentamiento. Carrera continua, montar en bici o natación, son las actividades que requieren un calentamiento más sencillo, mientras que actividades explosivas son las que exigen un calentamiento mucho más amplio y completo. Sesiones específicas de cargas máximas o un HIIT, el calentamiento debe ser en duración incluso mayor que la parte principal de la sesión.

Debemos ser conscientes que el calentamiento es parte de la sesión de entrenamiento, por tanto debe ser programado y tener un contenido específico al objetivo de la sesión o grupos musculares que se van a trabajar, por tanto no es bueno tener un calentamiento estándar para repetir de forma sistemática, sí que puede haber movimientos generales básicos comunes a todas las sesiones, pero es imprescindible orientar la parte final del calentamiento hacia el primer ejercicio propuesto de la sesión. Por ultimo no olvidar cuestiones técnicas o de liberación fascial, así como ejercicios respiratorios que en ocasiones son olvidados por completo.

Es preferible no saltarse el calentamiento y realizar una parte principal rápida, que al contrario, no es buena idea calentar rápido para emplearse a fondo en la parte principal.

 

La fatiga prematura, así como una menor capacidad de recuperarse puede estar en un calentamiento inadecuado. No menosprecies su importancia.

 

Compártelo!