Las maquinas fueron diseñadas con un claro objetivo de hipertrofia muscular; posiciones, levas excéntricas y distribución de la carga, no se parecen en casi nada a la situación, acción y función de los músculos durante la mecánica de la carrera.

Por tanto, ¿es necesario el gimnasio para un corredor?
¿Tiene sentido hacer glúteo en la máquina de abducción sentado? ¿Tienen trasferencias las fuerzas asumidas en la prensa? ¿Es saludable articularmente la máquina de abdominales?… ¿nos interesa como corredores trabajar músculo a músculo? Lo cierto es que no tiene mucho sentido ver a un corredor encerrado en una máquina, realizando un rango articular no necesario, localizando la carga un solo músculo, asumiendo estímulos de fuerzas artificiales y lo que es más importante, de forma aburrida.
Son máquinas que se diseñaron basadas en atlas de anatomía teniendo el punto de vista en la acción muscular, pero nunca tuvieron en cuenta la cinética del movimiento real. Gary Gray decía; “cuando el pie toma contacto con el suelo, todo cambia”. Es decir, que toda la anatomía recogida en un atlas no se corresponde con la realidad de un cuerpo en movimiento en posición vertical bajo la influencia de la fuerza de la gravedad.
La realidad es que las salas de fitness son espacios en su mayor parte orientados al desarrollo muscular analítico, ésta ha sido durante las últimas décadas la oferta hacia los usuarios; una “hipertrofia muscular con atrofia cinética”, cuerpos con músculos fuertes pero acoplamientos débiles y sobre todo, con baja riqueza motriz, cuestión que no se corresponde con lo demandado por muchos deportistas que desean mejorar su rendimiento.
En honor a la realidad, he de decir es que ya muchos centros están adaptando sus espacios para ofrecer una oferta diferente a la de la clásica musculación. En las zonas denominadas funcionales ya podemos encontrar kettlebells, elementos elásticos, trabajo en suspensión, cajones y sobre todo lo fundamental; espacios libres.
El gimnasio no es para corredores pero sí que los corredores necesitan el gimnasio. Eso sí, necesitan un gimnasio que pueda ofrecer un espacio y medios útiles para corredores. Yo si tuviera un gimnasio y fuera consciente del auge que está tomando el running, no dudaría en adaptarlo para poder acoger a ese numeroso público que cada día es más consciente de la necesidad de trabajar la fuerza y que no encuentra una oferta adaptada a sus necesidades. El corredor busca desarrollo de la fuerza pero no de hipertrofia, no le podemos ofrecer decenas de máquinas para cada grupo muscular ni tampoco clases de abdominales, la oferta más acertada pasa por ofrecerles un espacio multifuncional y clases de core.
Hay centros solo de ciclo indoor, gimnasios clásicos de culturismo, gimnasios para mujeres, box de CrossFit, centros de Pilates… pero asombrosamente, no hay gimnasios para corredores, una actividad que realiza el 100% de la población de forma natural. Cualquier carrera popular se realiza con miles de participantes ¿qué otra actividad deportiva acoge a tantos deportistas? Hay un púbico corredor muy numeroso ahí fuera que está esperando que al menos los centros de fitness les dediquen algo de espacio y material.
Si eres corredor y deseas mejorar tu rendimiento, te recomiendo incluir el trabajo de la fuerza, si optas por un gimnasio, busca el espacio libre, medios en suspensión y material funcional. Toda inversión en este tipo de centros, te será devuelta con creces hacia la carrera.

Compártelo!