Siempre he mantenido que lo primero de lo que debemos disponer para que un programa de entrenamiento tenga éxito es… dedicarle tiempo. Vivimos en la sociedad de los “atajos”, del beneficio rápido, muchas personas incluso prefieren gastar dinero a invertir su tiempo en obtener los beneficios ya sean de salud, rendimiento o estéticos.

Y sí, he dicho “invertir” porque el tiempo dedicado a nuestro bienestar sin duda revierte en beneficios de incalculable valor, muchos de ellos que ni siquiera se pueden obtener con dinero. Muchas personas piensan que hacer ejercicio, incrementar su salud o mejorar físicamente necesita mucho tiempo, es la excusa perfecta, está es la diferencia entre las personas que ven una oportunidad o las que buscan excusas para justificar su falta de iniciativa y esfuerzo. Lo cierto es que para obtener estos beneficios que nos aporta el llevar una vida activa y saludable son mínimos, seguramente la mayoría de la población pierde mucho tiempo vital plantado delante del televisor o navegando por internet (espero que este no sea el caso). 30 minutos de actividad física 3 veces por semana sería ya suficiente para evitar multitud de alteraciones y desde luego para conseguir un estado de forma física aceptable.

Gomas hombrosLa mayoría de información que encontramos de entrenamientos van dirigidos a la mejora y optimización de la forma física, conllevan una planificación y dedicación más elevada. Así que ese gran porcentaje de población que aún está en situación sedentaria y que hasta el momento no dispone de mucho tiempo (o es su gran excusa), son los que realmente necesitan ideas, orientaciones y sobre todo recursos de fácil aplicación para comenzar en estos primeros estadios de actividad. Este es el objetivo del artículo que en este mes de febrero público en Sport Life, un artículo donde además de concienciar de que para obtener beneficios realmente no es necesario invertir mucho tiempo, también intento aportar contenidos, medios y métodos para que estas personas tengan un apoyo fácil y efectivo.

Muchas personas que entrenan fuerza en el gimnasio invierten demasiado tiempo en sus sesiones. Para mí un entrenamiento de fuerza bien planteado, no debe durar más de 45 minutos, sin embargo hay entusiastas que superan este tiempo ampliamente con ejercicios no solamente innecesarios sino incluso contraproducentes a su objetivo. Mas nunca es mejor, menos en el desarrollo de la fuerza ya que es una cuestión de intensidad y no de volumen.

parejas fitness 15Otro perfil son esas personas que solamente ir y volver del gimnasio ya requiere más tiempo que el propio entrenamiento. Pero tenemos soluciones para hacer en casa, incluso más interesantes que las salas de fitness llenas de máquinas. En el artículo propongo como con medios sencillos como elásticos, un cajón y por supuesto tu propio cuerpo (o el de tu pareja, mucho más interesante…), se pueden conseguir multitud de variables obteniendo un entrenamiento completo.

app intervalPor último, hoy en día existen aplicaciones muy atractivas que nos facilitan el control del tiempo obligándonos a respetar los tiempos de recuperación adecuados y planteados, ya que es en esta variable donde la mayoría de la gente dilata su entrenamiento. Una cuestión por cierto, que no se le da la importancia que merece, no entiendo a estas personas que eligen sus ejercicios, no se saltan una repetición y ponen todo su esfuerzo en cada serie para luego no respetar el tiempo de recuperación ocupando la recuperación en charlas, paseos o hacer vida por las redes sociales con el móvil.

Para todos los que quieran disponer de más recursos, de obtener ideas para sus sesiones, optimizar el tiempo invertido, conocer materiales para equiparse una zona de entrenamiento en casa en pocos metros o para conseguir mejores resultados en el gimnasio con menos tiempo, os invito a consultar el artículo del mes de marzo en Sport Life. Si tienes 30 minutos 3 veces al día… ¡¡invierte tu tiempo!!

 

Compártelo!