Existen en el mercado multitud de barritas que tienen como objetivo aportar nutrientes en aquellos momentos del día que andamos con poco tiempo o no podemos pararnos a comer. Pero… ¿son saludables?

Son ideales para tomar entre horas, con un café, en la oficina o para llevarlas en el bolso o mochila para esos momentos que se acentúa la sensación de hambre. Algunas poseen una composición muy acertada, contienen proteínas de alta calidad, carbohidratos de bajo índice glucémico y son bajas en grasa, sin embargo, es bastante común que no estén muy sabrosas, después están las que son a base de cereales y un montón de azúcar, las que tienen fibra pero con una cobertura de chocolate abundante, las que mejoran su sabor a base de grasas saturadas, o lo que es peor una combinación de esto último.

El objetivo de las barritas debe ser una opción de emergencia y utilizarla en ocasiones puntuales, si abusamos de varias barritas al día, seguro que no introduciremos los nutrientes necesarios o estaremos ingiriendo gran cantidad de grasas o azúcares.

Solución: Utilízala en ocasiones puntuales y aunque un poco más caras, apuesta por las de alguna empresa de nutrición deportiva, suelen ser de mayor calidad, más saludables y más equilibradas en los nutrientes que aportan.

 

 

 

Salvado-de-trigoError VI: 

Exceso de fibra

Compártelo!