La fibra es necesaria, sin embargo un exceso puede no ser tan saludable como pensamos. La fibra es buena y por norma general, la mayor parte de la población ingiere en su dieta menos de la necesaria. Por esta razón, siempre nos aconsejan tomar cereales, frutas y verduras. Sin embargo, mas no es mejor.

La fibra da sensación de llenado y regula el transito intestinal. Al día necesitamos unos 30 – 40 gr de fibra, aportando numerosos beneficios; en el estómago absorbe gran cantidad de agua aportando sensación de saciedad, en el intestino favorece los movimientos intestinales, aumenta el volumen de las heces y estimula la propulsión de las mismas hacia el exterior.

Sin embargo, por encima de estos valores, no aporta un beneficio extra y si consumimos demasiada, como puede ser el caso de vegetarianos estrictos, pueden aparecer consecuencias negativas.

  • – Algunas cadenas de péptidos no se asimilan de forma correcta por la presencia excesiva de fibra, esta es una de las razones por las que las proteínas de origen vegetal presentan un valor biológico menor que las de origen animal.
  • – Al dar sensación de llenado, dejamos de comer, si esto sucede en cada ingesta, lo mas seguro es que terminemos no ingiriendo las necesidades energéticas diarias.
  • – Puede provocar deshidratación, se debe aumentar la cantidad de agua ingerida.
  • – El exceso de fibras reduce la absorción de minerales como el calcio, zinc y hierro.
  • – Cuando se consumen de manera excesiva en un breve período de tiempo puede generar gases, flatulencias y distensión abdominal.

 

Solución: Toma frutas, cereales y verduras, pero no abuses de ellos. Bebe abundante agua y sobre todo, amplia tus grupos de alimentos, no olvides introducir carnes, pescados, huevos, lácteos, etc.

 

Capítulos anteriores de “Errores de comer sano”:

Error I: Cenar fruta

Error II: Poca grasa

Error III: Dieta vegetariana estricta

Error IV: No picar entre horas

Error V: Sustituir comidas por barritas

Compártelo!