Estoy seguro que a algún misionero del Tibet que se pasa el día meditando, una dieta vegetariana le resulta suficiente para su cuerpo y sobre todo su espíritu, pero no te engañes, una dieta vegetariana no es una pauta saludable. Por naturaleza somos mamíferos omnívoros, nuestro organismo no ha evolucionado tanto en los últimos miles de años, no somos ni carnívoros, ni vegetarianos, ni podemos fotosintetizar.

Necesitamos (y mas si somos activos) fuentes de proteínas con alto valor biológico, donde predominan los aminoácidos denominados esenciales, y la noticia es que estas proteínas de alto valor biológico se encuentran en el reino animal y no en el vegetal. Intentar obtenerlas de los vegetales es una cuestión tremendamente difícil, al final terminaríamos con algún déficit de algún aminoácido esencial, mineral como el hierro o vitamina. Una dieta vegetariana estricta suele venir acompañada a largo plazo de caídas del sistema inmune y desde luego, si prácticas deporte, una menor capacidad de recuperación y rendimiento.

Solución: No estaría de más que comiésemos más vegetales, sin embargo, no estaría de más que muchas personas vegetarianas incluyesen alimentos de un valor biológico mas elevado. Si se mantiene esta alimentación por motivos éticos o religiosos, siempre podemos acudir a los huevos, quesos o incluso a suplementos proteicos.

 

Error 4: No picar entre horas

Compártelo!