No es necesario un pulsímetro para evaluar tu umbral anaeróbico, hay parámetros mucho más sencillos y muy fiables. El test del habla o “talk test” es uno de los métodos para controlar la intensidad de forma subjetiva pero bastante acertada.

Se basa en que para hablar y comunicarse se necesita oxígeno. Si podemos hablar mientras realizamos ejercicio, significa que estamos trabajando con aporte suficiente de oxígeno, ya que tenemos incluso un excedente que empleamos para hablar. A partir de aquí, se establecen una serie de escalas en base a la facilidad o dificultad para hablar mientras se realiza ejercicio cardiovascular:

 

–          Si al realizar ejercicio la respiración está muy comprometida, se tiene dificultad para tan sólo decir una frase y la conversación pasa a ser de monosílabos, podemos afirmar que comienza el déficit de oxígeno y nos acercamos al denominado “umbral anaeróbico”.

–          Si somos capaces de mantener una conversación mientras realizamos ejercicio, podemos concluir con seguridad que la intensidad del ejercicio que se está desarrollando es de ligera a moderada.

 

Si entrenas con un compañero además de mantener un compromiso más elevado y resultar más amena la sesión, puedes probar este sencillo test.

 

Quema grasa entrenando en ayunas

Compártelo!