No sé si os pasará pero hace ya mucho tiempo que a la hora de hacer cardio no llevo una sistemática y mucho menos un control sobre la frecuencia cardiaca. Esto no quiere decir que entrene de forma desordenada, sino que me guío por sensaciones, un parámetro infravalorado y al que nadie presta atención pero que desde luego creo que debería tomar protagonismo en la educación física de toda persona.

Si somos realistas, esta es la situación más habitual en la mayoría de personas que hacen ejercicio. La inmensa mayoría se deja llevar por sensaciones. Según el día y el momento, se van adaptando de forma autónoma pero bastante acertada hacia las posibilidades que su organismo está dispuesto a ofrecer.

En cursos y formaciones siempre aparecen los sistemas de entrenamiento controlando la carga de trabajo a través del volumen (tiempo, distancia…) y de la intensidad generalmente con la frecuencia cardiaca. Pero el papel lo aguanta todo, la realidad es que en último término las sensaciones que vamos teniendo antes y durante el entrenamiento pueden hacer variar lo inicialmente planteado. Seguro que te ha pasado en multitud de ocasiones que a medida que realizas uno de los programas preestablecidos sobre la marcha comienzas a modificar parámetros, y es que creo además que esto debería ser así. Todos sabemos que la FC es un parámetro tremendamente variable y por si fuera poco tenemos estímulos emocionales que nos hacen percibir la fatiga de forma muy diferente, por ejemplo no es lo mismo hacer ejercicio con o sin música, la percepción es muy diferente corriendo por un paisaje atractivo que de frente a una pared en una cinta.

irA veces conocemos todas las opciones de programas y funciones del pulsómetro, pero sin embargo no sabemos nada sobre las funciones fisiológicas que acontecen en nuestro sistema cardiorrespiratorio y hormonal durante el ejercicio. Nos leemos el manual de instrucciones y controlamos el software pero no sabemos lo que es la variabilidad de la frecuencia cardiaca o cómo influye la estimulación simpática del sistema nervioso. Asombroso, pero así es.

En otros países se utiliza de forma habitual el control de la intensidad a través de la escala del esfuerzo percibido de Borg, y con resultados muy fiables. A veces damos un énfasis en el control de la intensidad, la duración de las cargas, la pendiente, el ritmo… todo tan controlado que no dejamos vía libre a la interpretación personal, a las sensaciones y a la adaptación final. Tan importante es que las personas tengan claro como evoluciona su frecuencia cardiaca, como que sepan interpretar el resto de indicadores que acontecen en una sesión, desde la ventilación hasta incluso la descarga simpático adrenal provocada por una música impactante o un hermoso paisaje.

La realidad que tenemos es está; la elección de “Inicio rápido” y sobre la marcha ya vamos variando el ritmo y la carga. A veces damos tanta importancia a la frecuencia cardiaca y la sobrevaloramos tanto con medios y métodos de entrenamiento que dejamos en un segundo plano e incluso en algo altruista a las sensaciones y el esfuerzo percibido.

Mi consejo es que si tienes un pulsómetro fenomenal, pero no por esto debes de guiarte ya únicamente por tu ritmo cardiaco. Muchas personas dejan de prestar atención al resto de información y parámetros intentando mantenerse a toda costa dentro de un ritmo cardiaco difícil de mantener estable. Creo que tan importante es observar la frecuencia cardiaca, como “escuchar a tu cuerpo”. Los medios tecnológicos y empresas de material nos imponen este control como si fuera algo determinante, fiel reflejo del control de la intensidad y como medida imperativa para llevar a cabo sesiones bien controladas, y esto sabemos que no es así, la frecuencia cardiaca es tremendamente variable y muchos deportistas se dejan llevar por sensaciones. Utilizar el “inicio rápido” e intenta prestar atención a todas las variables, comienza a escuchar a tu cuerpo, observa sus adaptaciones momentáneas al ejercicio, la experiencia se convertirá en uno de tus medios mas eficaces para controlar tus entrenamientos.

Arriba el “inicio rápido”!!!!

Compártelo!