La mayoría de vosotros no sabrá ya quién es Gin Miller, pero los que comenzamos en esto del Fitness a principios de los 90´s seguro que la recordáis como la impulsora del Step. Poco queda ya de su idea y fundamentos del step, desde mi punto de vista ha ido desvirtuándose progresivamente, algo que comenzó con buenos propósitos ha terminado en algo que me cuesta de ver.

Hace un tiempo realicé una serie de entradas con el título de me cuesta verlo, pues la evolución que ha tenido el step en cada década es una de ellas. Cada vez que veo lo que se hace con un step en una convención de hoy en día, cada vez me cuesta más ver su sentido, creo que más que evolucionar ha involucionado.

reebok-aerobic-stepAllá por la década de los 80´s, Gin Miller era una chica que por motivos de recuperación de una de sus rodillas necesitaba fortalecer sus extensores, así que colocó una caja de madera en su casa y comenzó a subir y bajar de ella, pero como era bastante aburrido comenzó a realizarlo con música, la cosa cambio, comenzó a variar ejercicios subiendo de lado, elevando rodillas, pequeños saltos, estiramientos, equilibrios, tonificación y lejos de parecer monótono le resultó un gran sistema para mejorar su forma con movimientos naturales y seguros de la mecánica. A los pocos años, se convirtió en el sistema de entrenamiento más revolucionario del Fitness de los 90´s con el step diseñado por Reebok.

En este vídeo podéis ver un ejemplo de los ejercicios de esa época… bueno, también de la estética de mallas bien subidas.

{youtube}B0L9jCDN8Bg{/youtube}

Recuerdo los criterios que imponía Reebok para trabajar de forma segura; 122 bpm (bastante lento), no subir de espaldas, no girar sobre el pie en apoyo, solo tres niveles de altura (15, 20 y 25 cm). Diseño una plataforma bastante rígida y original que funcionaba bastante bien.

Si observas el vídeo, los movimientos son amplios, existe incluso cierto trabajo de potencia con saltos sobre la plataforma, zancadas atrás… un trabajo muy efectivo para involucrar al potente glúteo con flexiones de rodilla y cadera muy interesantes para trabajar en un rango con enormes beneficios y mínimos riesgos. Desde mi punto de vista, una sesión de subir y bajar de una altura de 25 cm, puede resultar mucho más interesante que una sesión de carrera; subir y bajar no tiene impacto articular, se consigue un buen consumo calórico y se trabaja en un rango articular más amplio e interesante que la mitificada e incuestionable carrera. Veo a gente arrastrando su cuerpo intentando correr durante 30 minutos cuando luego se fatiga al subir al tercero por las escaleras… interesante

Sin embargo, a partir de aquí, todo fue a peor. Con lo bien que comenzó, suele pasar que cuando se populariza un método y se quiere exprimir al máximo, lo que sucede es que… se desvirtúa. Aprovechando el tirón y con la llamativa y mal interpretada inestabilidad, Reebok comenzó a diseñar nuevos elementos que no solo no tuvieron la aceptación del simple step, sino que fueron bastante desacertadas, como ejemplos valgan el core, el slide, el easy tone step… métodos y elementos bien fundamentados pero desde luego llevados a la práctica de forma equivocada (suele pasar en cualquier método o producto que se quiere vender a toda costa).

reebok-corereebok BE468Preebok-step

Pero no solamente fue la involución de los medios materiales, sino la desvirtuación que se hizo de los principios creados por Gin Miller. Una década después, ya se estaba haciendo coreografías de step a 160 bpm, con inserciones y particiones, convirtiendo en el subir y bajar de una altura, en una coreografía de movimientos rápidos y complejos de retener y ejecutar. La solución fue apostar por la complejidad y eliminar la intensidad, se bajó la altura hasta el punto de trabajar solo con la plataforma y se continuó “bailando”. Pero no todo quedó aquí, hoy en día podemos ver como se han introducido los mambos, chasses, contratiempos y demás movimientos imposibles de compaginar con la plataforma para subir y bajar de ella, así que ahora se baila por delante, por detrás, dando vueltas y de vez en cuando… se apoya un pie sobre ella, se le da un toquecito o se pasa por encima de ella como mucho. La gente se divertirá mucho, pero desde mi punto de vista, se ha perdido totalmente la esencia del step y desde luego sus beneficios. Ya no se le puede llamar a esto step, estoy seguro que a este paso, en la próxima década las sesiones de step se realizarán con un cuadrado dibujado en el suelo…

Creo que cada década el step ha ido involucionando funcionalmente, sobre todo en esta última etapa donde el entrenamiento funcional está en el punto de vista de todo. Un buen entrenamiento con el step sería el que realizaba en sus orígenes Gin Miller a principio de los 90´s. Nada mejor para la rodilla y cadera que subir una altura con estabilidad y un movimiento controlado desde el tobillo-rodilla-cadera-columna. Saltar a dos piernas superando los 20 cm debería ser lo mínimo que deberíamos poder hacer de forma eficiente y sin embargo, ya no se hace. Una zancada atrás desde lo alto de un step bien amplia hasta que la rodilla casi toque el suelo, no solo trabaja de forma eficiente a toda la cadena extensora de los potentes cuádriceps y glúteos, sino que consigue estirar a los acortados flexores y aductores de cadera, los apoyos monopodales con estabilidad en la cadera consiguen la eficiente participación del glúteo medio, cuestión muy necesaria en mujeres, sin embargo cualquier parecido con esto hoy en día es ciencia ficción.

Muchos de los problemas y alteraciones que tenemos hoy en día vienen generados por la falta de recorrido articular de la rodilla y cadera, en nuestra motricidad triste de cada día ya no realizamos ni tan siquiera una flexión de rodilla de 90º, creo que el fitness debería comenzar a incluir y apostar por estos rangos articulares. En este asunto también ha perdido el step, en una sesión bailadas con chasees no solo es que ya no existan flexiones de rodillas, es que se ha apostado por movimientos que la rodilla no puede asumir mecánicamente como giros y desplazamientos laterales.

Creo que si hay personas que gracias a las coreografías llenas de chasses e inserciones consiguen moverse y hacer trabajo cardiovascular con una sesión divertida… adelante, pero creo que deberíamos volver también a retomar la esencia del step de los 90´s, de volver a transferir funcionalidad y no solo parte lúdica. Se pueden generar sesión divertidas, amenas, con música pero también apostando por la intensidad y con un planteamiento funcional para desarrollar aspectos hoy en día tan solicitados como la potencia, la fuerza funcional, la estabilidad, el core, los estiramientos dinámicos y los intervalos anaeróbicos.

Esta es una muestra de mis sesiones funcionales con el step, una visión más desarrollada pero sin lugar a dudas con los ideales de Gin Miller

{vimeo}64772514{/vimeo}

Si quieres bailar y realizar coreografías de carácter aeróbico moderado a intensidad continua con innumerables cambios de dirección y contragiros tu elección son las sesiones de step bailadas, pero si deseas mejorar tu capacidad cardiovascular, fuerza funcional y apostar por la intensidad con mecánicas naturales, deberías pensar en subir la altura, bajar la velocidad y desde luego apostar por flexionar tus rodillas y cadera.

 

 

 

Compártelo!