Aprende a colocar tu espalda en esta máquina aparentemente segura para conseguir todos sus beneficios sin riesgos para tus discos lumbares

Aunque parece una máquina segura y apta para todo el mundo, especialmente para las personas con problemas de espalda por proporcionar un apoyo dorsal, lo cierto es que la prensa sitúa a la zona lumbar en una situación muy comprometida.

Realmente su apoyo dorsal se convierte en su principal inconveniente ya que anula la activación de los propios estabilizadores como el erector de la columna y favorece que la cadera se disponga en una rotación posterior al flexionar las piernas, lo que a su vez dispone a la zona lumbar en una ligera flexión quedando al disco intervertebral en esa posición de acuñamiento donde es empujado hacia atrás, situación de alto riesgo paradójicamente para personas con alteraciones lumbares.

En esta imagen podemos ver una forma bastante incorrecta de realizar el ejercicio donde se aprecia un evidente movimiento de retroversión en la cadera y flexión de la región lumbar.

Sin embargo puede resultar una herramienta útil siempre y cuando se consiga mantener la estabilidad lumbar y la activación de los erectores para mantener las curvas naturales de la columna para posteriormente poder pasar a un squat con peso libre.

La idea es conseguir el mantenimiento de la curvatura lumbar durante todo el recorrido, evitando su posición en flexión. Para ello podemos situar los dedos de las manos por detrás de la región lumbar y sentir cómo la columna lumbar NO presiona nuestros dedos. Para conseguirlo debes situar la cadera en una anteversión muy activa, sintiendo como se contrae el erector de la columna, siente cómo el sacro presiona el respaldo pero no así la columna lumbar. Tan solo debe estar en contacto con el respaldo el sacro, la zona dorsal y opcionalmente la zona del occipital de la cabeza.

Una vez que tengas situada las manos detrás de la zona lumbar, inicia el movimiento. Observarás de forma muy objetiva con la presión sobre los dedos cómo a medida que se realiza la flexión la curva lumbar tiende a desaparecer aumentando la presión sobre los dedos. Mantén el control en la cadera y columna para evitar la presión sobre los dedos, debes parar el recorrido en el momento que sientas una presión excesiva sobre tus dedos, esto será indicativo de que la columna ha perdido su estabilidad.

Al realizarlo de esta forma te darás cuenta de lo difícil que resulta situar la columna correctamente y estable en la prensa. Realmente la prensa no es tan inofensiva y segura como parece. Si queremos utilizarla debemos prestar mucha atención al control postural, que realizado correctamente, la prensa puede ser una herramienta útil.

 

 

 

 

Compártelo!