Hace ya unos meses realicé una entrada tratando este tema de las medias de compresión, al final llegaba a la conclusión que desde mi punto de vista, eran unos calcetines muy caros. Ahora los investigadores (MacRae y col, 2011; Sports Med 41: 815) ya comienzan a sacar conclusiones y parece ser que los resultados apuntan en esta dirección, resulta ser mas una moda impuesta por las compañías fabricantes a través de muchos deportistas de élite patrocinados, que un medio efectivo para evitar la fatiga y mejorar el rendimiento. IMAG1010

Así que podríamos decir que no hay fundamentos científicos que apoyen su utilidad ergogénica, sin embargo creo que tienen un importante factor motivante y placebo en muchos entusiastas de los deportes de resistencia. Creo que muchos corredores y triatletas se sienten mucho más pro al llevar unas medias de compresión y es que el efecto placebo es poderoso, la percepción subjetiva del esfuerzo es sin duda el mayor beneficio. Estoy seguro que muchos piensan que podrán soportar mucho mejor la fatiga y que su rendimiento es mayor cuando las utilizan, y gracias a esta sensación subjetiva han conseguido soportar mas cargas, entrenamientos e incluso mayor rendimiento en alguna prueba. Esto me recuerda a las tiras nasales, las pulseras de equilibrio y otros artilugios milagrosos con alto poder placebo que han aparecido y desaparecido.

Si tienes unas medias de compresión ya sabrás que no funcionan, y el efecto placebo lo mismo ahora tampoco, pero no te preocupes seguirás pareciendo pro. Los que nunca utilizasteis medias de compresión parece ser que os ahorrasteis algunos euros pero tuvisteis que recurrir a factores de autosuperación y coraje para motivaros. Yo me incluyo entre estos últimos, siempre uso calcetines bajos de 3 pares por 5 euros.

Compártelo!