Estos días realicé un vuelo de 13 horas de duración y sirvió a modo de experimento natural para observar como sufre nuestro cuerpo ante la postura sentada durante largos periodos de tiempo. Supongo que por deformación profesional voy con la mirada analizadora observando conductas corporales que nos hablan como un libro abierto de kinesiología.

Si has realizado un vuelo de largo recorrido habrás sufrido los inconvenientes mecánicos. Cuando se están tantas horas sentado, la gente necesita ponerse en pie para sentirse aliviado; la circulación lo agradece, los músculos se movilizan y sobretodo la zona lumbar siente un enorme alivio articular. Si te das cuenta cuando estamos tantas horas sentados nos duele la espalda, sin embargo al estar caminando durante horas nos duelen los pies y músculos posturales, pero no la zona lumbar.

avion lumar dolorEsto nos permite sacar algunas conclusiones de forma sencilla y natural. Y es que nuestro diseño biomecánico está contemplado para soportar cargas antigravitatorias y en posición de pie, la columna presenta sus curvas para soportar mejor las cargas y situar a los discos intervertebrales en su posición segura y efectiva. Estar largas jornadas en posición sentada supone que deje de realizar su función toda la musculatura postural y además situando al disco en una situación mecánica poco saludable.

wake-up-stretching-410x290Pero otra cuestión que podemos observar es que al colocarnos en pie el primer gesto que realizamos es el de contraer intensamente a toda la gran cadena posterior, como vulgarmente se suele decir nos “desperezamos“. Extendemos rodillas, contraemos glúteos junto con el erector de la columna, llevamos los brazos en rotación externa aproximando las escapulas y por supuesto mirada al techo con cara de placer. Este intenso gesto de contracción muscular tiene la función de activar a toda la cadena posterior y antigravitatoria, como consecuencia, nuestro patrón postural cambia. Pasamos de una actitud postural de posición fetal a una de extensión. Sentimos alivio al contraer toda esta tónica cadena muscular, no sólo por conectarla en “modo on” sino sobre todo por activar el riego sanguíneo, el aporte de oxígeno unido a la activación del sistema nervioso parece ser el mejor remedio natural, rápido y efectivo para combatir las nefastas consecuencias de las largas jornadas sentado.

Así que los ejercicios de movilización aconsejados en los aviones deberían ser sustituidos por el ejercicio de ponerse en pie y desperezarse como un auténtico león.

 

Compártelo!