Hemos pasado de desarrollar músculos a entrenar movimientos gracias a una visión más abierta hacia el nuevo Entrenamiento Funcional. Se nos pusieron a nuestra disposición medios materiales alternativos a los tradicionales como los fitnessball, el bosu, T-bow, plataformas vibratorias, balones medicinales, entrenamientos en suspensión… era cool y todo aquello que fuera novedoso y adornase bien un ejercicio proponiendo situaciones inestables, que pusiera en acción cadenas musculares o que provocase una mayor estimulación neuromuscular, parecía que estaba mejor considerado que cualquier ejercicio tradicional y además, tenía el valora añadido que situaba al entrenador en la categoría de gurú y gran descubridor de ejercicios.

WTF-Bro2Creo que todos hemos vivido esa fase de despertar y de descubrimiento de nuevas vías de trabajo, pero también tengo ahora la certeza de que fue una revolución con más pasión que sentido, y por supuesto, me incluyo entre ellos. Yo también tuve mi fase “creativa”, me gustaba descubrir nuevos caminos de trabajo, nuevas sensaciones, nuevos retos. Parecía que “inventar” un ejercicio, darle una vuelta más, rizar el rizo, demostraba tus dotes de conocedor e innovador en el mundo del entrenamiento funcional. Es fácil ver aún como puedes encontrar vídeos de ejercicios más cercanos al Circo del Sol para lucimiento personal, que a una aplicación práctica, útil y justificada.

power plate tbowSiempre he mantenido que no existen ejercicios buenos o malos, sino bien o mal aplicados, he erradicado de mi lenguaje la palabra “contraindicado”, “lesivo” “no saludable”… pero sin duda, veo muchos ejercicios y sobre todo, propuestas de trabajo que lejos de ser algo aplicable, tan solo son el resultado de una obsesión por intentar descubrir algo nuevo dentro de un entorno donde ya está todo inventado.

Tengo la certeza que ahora el reto está en volver a sacar a la luz antiguas técnicas y actualizarlas o adaptarlas a las necesidades y situación actual, es el caso de Pilates hace años o del CrossFit en estos momentos. Ya está todo inventado y la mecánica humana es la que es desde hace milenios. Hemos vivido una época de locura funcional cuando lo que realmente necesitaba la gente era sencillez, nos hemos obsesionado con controlar técnicas absolutamente difíciles de ejecutar y hemos apartado la vista de movimientos básicos y fundamentales simplemente porque eran sencillos y simples. Hoy en día, es fácil encontrarte con técnicos que sepan sacarte 20 ejercicios de core con el fitnessball y el bosu, pero casi ninguno sabrá prescribir y ejecutar un peso muerto con absoluta técnica y recursos para aplicarlo. Increíble.

invertidoAhora comienzo a darme cuenta donde están nuestros retos como instructores y prescriptores del ejercicio. Creo que debemos poner nuestro punto de vista no en descubrir nuevos ejercicios, sino en garantizar la aplicación de lo simple y básico, en esto están asentadas las bases de todo acondicionamiento físico que depuse podamos transformar en otras subcomponentes del entrenamiento o ejercicios de asimilación o específicos. A veces nos cuesta salir de nuestro estado de conocimiento, tenemos dudas y reticencias a adentrarnos hacia nuevos escenarios, pero es necesario poner todo en duda, tener la mente abierta, adaptarse al cambio, salir de la “zona de confort” conocida, toda critica siempre ayuda a crecer, a tener otro punto de vista, a progresar, sobre todo en este sector donde cada década hay una nueva visión.

He recopilado una serie de ejercicios, tendencias y métodos que me cuesta mucho ver su aplicación y justificación dentro de un programa de entrenamiento. Posiblemente en algún caso muy específico y determinado encuentre su justificación (no hay ejercicios buenos o malos…) pero como norma general, contienen características contrapuestas, efectos divergentes, riesgos asumibles innecesarios o resultados nulos o incluso limitantes.

En la sección de “Mi opinión” realizaré las diferentes entradas de todos estos puntos y criterios que me cuesta verlo. Ya tenéis la primera parte:

Me cuesta verlo I: inestabilidad para todo

Compártelo!