Seguro que ya has realizado las battle rope y aunque parece un movimiento fácil, muchas personas cometen el error de mover los hombros, síntoma de baja estabilidad.

Cuando existe fatiga o una baja estabilidad, es habitual observar esta compensación separando los brazos y oscilando los hombros. La inercia de la cuerda se transmite a la cintura escapular, el trapecio superior termina actuando en exceso y lógicamente existe mayor riesgo articular por compresión subescapular.

 

 

 

Los brazos deben estar pegados al cuerpo y los hombros permanecer estáticos sin oscilaciones, de esta forma se garantiza una buena estabilidad escapular y desde luego menor riesgo para el hombro.

Recuerda que el objetivo de este ejercicio es poder controlar la inercia generada por la cuerda.

Compártelo!