Las dietas hipocalóricas y muy bajas en hidratos de carbono son muy habituales en personas que desean perder peso. Y sí, realmente hacen perder peso, pero la pregunta clave es: ¿esa pérdida de peso es de grasa? Desafortunadamente para los seguidores de este tipo de dieta… ¡no!

Pero lo que más nos importa es que esta pérdida de los depósitos de glucógeno muscular tiene consecuencias negativas tanto para el rendimiento deportivo, como para los objetivos de quema de grasa ya que cuando se realiza ejercicio con cierta intensidad, al organismo le resulta muy difícil obtener la energía a través de la oxidación de las grasas. Hay una gran verdad que dice: las grasas arden en el fuego de los carbohidratos. Si no hay carbohidratos, no hay fuego, y si no hay fuego… las grasas no se queman. Los carbohidratos siempre tienen que estar presentes en los procesos metabólicos si deseamos el rendimiento como “protagonista”, y eliminar grasa como efecto secundario.

comer bienSi tu cuerpo es una máquina, necesitará gasolina, apórtale la energía necesaria, no comas poco sino lo necesario:

– Realizar un mínimo de 5 ó 6 pequeñas comidas al día y nunca pases hambre.
– Algo que ya sabes; apuesta por alimentos saludables, evita los refinados y elaborados con grasas saturadas.
– Intenta que todas tus comidas aporten hidratos, proteínas y algo de grasa
– Consume grasas saludables como frutos secos y aceite de oliva.

dieta rebote Dieta-veg
Dietas con efecto rebote El error de la dieta vegetariana

 

 

 

 

Compártelo!