Uno de mis días de entrenamiento lo dedico al entrenamiento de pierna. Justo además ahora estoy trabajando fuerza máxima, así que incluyo ejercicios generales como la sentadilla con barra libre o multipower. Me gusta entrenar la pierna, siempre está libre la barra de sentadillas.

Si te das cuenta, la zona de peso libre siempre está repleta de chicos fuertes donde se respira mucho hierro y demasiada testosterona

, demasiado esfuerzo y poco planteamiento inteligente, pero bueno, eso será cuestión de desarrollar otro día, lo que me parece curioso es que todos los bancos y barras están siempre solicitados menos la jaula de sentadilla. De las 20 personas que podía haber este día en la zona de peso libre, ni tan solo uno de ellos estaba entrenando pierna. Lo cierto es que esto es bastante habitual, chicos con buen pectoral, brazos fuertes, espaldas anchas y… palorrillas!!

Así aparecen estos físicos descompensados, tren superior fuerte y piernas de alambre, creo que hay dos cuestiones que determinan este desarrollo desequilibrado; por una parte centran su atención en músculos tradicionalmente asociados al poder masculino y símbolos de fuerza como el bíceps o el pectoral, pero sobretodo por la apatía hacia ejercicios como la sentadilla. Muy pocos son los que se atreven a entrenar sus piernas con sentadillas con el nivel de esfuerzo dedicado a otros grupos musculares y por otra parte, no todo el mundo sabe realiza una sentadilla de forma correcta, claro que esto último tampoco me resulta extraño, acostumbrados a apoyar su espalda, a estar en máquinas, a tener un compañero que te ayude, la sentadilla se ha convertido en un ejercicio abandonado, así que no es de extrañar que aparezcan esos biotipos de “palorrillas”. Pero bueno, siempre quedará el pantalón largo.

Compártelo!