El press arrodillado es una opción de trabajo tan desconocida como útil, conoce todas sus ventajas y comienza a utilizarlo.

Un press de hombro realizado de pie, termina siempre siendo un push-press. Cuando aparece la fatiga de hombros y tríceps, son las piernas las que toman protagonismo en la elevación de la carga colaborando con esa pequeña pero suficiente flexo-extensión. El inconveniente es que si el objetivo es reforzar el hombro y localizar la fuerza en los músculos extensores, con la participación de las piernas en el press la fuerza se diluye en un movimiento mucho más general donde más que fuerza se requiere coordinación intermuscular.

Si tu objetivo es realizar un press localizado en el hombro, esta posición de press arrodillado permite varias ventajas:

–          La principal es que anula la participación del miembro inferior, no es posible realizar un push-press y se elimina la inercia, lo que permite una acción estricta y localizada en hombro y tríceps.

–          Realizado a una mano consigue una gran participación del core lo que consigue en segundo plano un trabajo específico y muy efectivo de los estabilizadores. Además garantiza un trabajo homogéneo entre los dos hemicuerpos.

–          Es mucho mejor que un press sentado ya que la cadera queda dispuesta en posición neutra, mientras que sentado la cadera se dispone en ligera rotación posterior y se pierde la curvatura lumbar natural, eliminando además la participación del core.

Utiliza el press contralateral arrodillado para mejorar tu fuerza base y reforzar los músculos implicados como hombro y tríceps, es la mejor opción para realizar un press estricto. Evita el tradicional press sentado con la columna apoyada sobre el respaldo y prueba esta variable, notarás la diferencia, así además no tendrás que esperar a que quede algún banco libre, suele crear dependencia..!!

 

Compártelo!