En la década de los 80 apareció la máquina de simulación de escaleras o stepmill, una especie de escaleras mecánicas sinfín con variaciones en la velocidad. Desde mi punto de vista, una excelente máquina para el tren inferior; un gesto natural, funcional para la vida y desde luego con transferencia hacia cualquier actividad deportiva, sobre todo para la carrera.

Además de trabajar efectivamente los extensores y sobre todo el necesario e interesante glúteo mayor, mejoraba la movilidad en la cadera que se aseguraba siempre una posición neutra.

71fPEQ4jboL. SL1500 Sin embargo, su ventaja se convirtió en su principal inconveniente; el ser capaz de movilizar tan eficientemente a todo el tren inferior y elevar de forma sistemática al propio peso corporal, conseguía un gran consumo calórico, pero también a cambio de cierta fatiga muscular y elevación de la frecuencia cardiaca Estos requerimientos sin embargo estaban alejados (desgraciadamente) de la inmensa mayoría de público que acudía al gimnasio, a los 5-10 minutos, muchas personas ya evidenciaban una fatiga muscular local en cuádriceps y entraban en un metabolismo anaeróbico. Esto supuso una utilización cada vez menor del público que apostaban por una bicicleta reclinada donde incluso podías leer el periódico o caminar en una cinta durante una hora para supuestamente quemar más grasa…

Hoy la mayoría de público (sobre todo chicas) buscan y necesitan un trabajo funcional del glúteo mayor, hacer participar a los erectores de columna y estabilizadores de cadera, mejorar su flexibilidad de flexores de cadera y aductores, y como no, elevar el coste metabólico. Pues lo cierto es que todos estos beneficios los podemos obtener en la desaparecida máquina de subir escalones. Debería volver a estar presente en las salas de los centros de fitness.

Cuidado, no confundir con la máquina de stepper donde nunca he visto a nadie utilizándola para conseguir este beneficio. Todos la utilizan con un rango de movimiento muy corto donde el glúteo ni se entera y solo trabaja el ya hipertónico tríceps sural. Por si esto fuera poco, todas las personas terminan inclinándose hacia delante para delegar el peso corporal en los apoyos de la máquina. Una abuelita caminando con un andador posiblemente obtenga mayor beneficio. Si utilizas esta máquina, o bien bajas la resistencia para que el movimiento sea amplio, o te recomiendo que inviertas tu tiempo en otra actividad más productiva.

Me sorprende gratamente cuando visito algún centro y veo en su sala cardiovascular un simulador de escaleras. Es una máquina que desde mi punto de vista no debería faltar en el equipamiento de cualquier centro deportivo que no delegue las decisiones en los intereses e la empresa de equipamiento de maquinaria de fitness. Si tienes la gran oportunidad de utilizarla, sin lugar a dudas te la recomiendo, si te fatigas baja la velocidad o ayúdate traccionando con los brazos, si estás en buena forma, sube los escalones de dos en dos, mejorarás la movilidad de la cadera y conseguirás un trabajo muy efectivo en la extensión terminal donde trabajarán de forma significativa glúteo mayor, cuádriceps, isquiotibiales, tríceps sural e incluso el extensor del dedo gordo.

Compártelo!