Conseguir el pointer es un buen ejercicio, retarlo es mucho mejor. Progresa con esta variación.

El ejercicio del “Pointer” donde se consigue alinear brazo y pierna contraria es un gran ejercicio de estabilización para el core, pero una vez conseguido, hay que retarlo para conseguir una nueva progresión. Una opción desde esta posición es bascular hacia atrás manteniendo la estabilidad y alineación conseguida.

Al ir hacia atrás, la cadera de la pierna de apoyo se flexiona, lo que supone un reto en la estabilización para que la cadera no se disponga en rotación posterior y arrastre a la columna en flexión.

Es un ejercicio que lo primero que demanda es una gran movilidad en cadera y hombro para mantener alineados brazo, columna y pierna extendida, y seguidamente bastante fuerza estabilizadora en el core para mantener la columna extendida. Además podemos observar si existen diferencias entre ambos hemicuerpos.

Compártelo!