Una solución para cuando no tienes máquina de cuádriceps, o mejor aún, para sustituirla.

La sentadilla tipo Sissy es un ejercicio clásico que hoy en día prácticamente está desaparecida, pero sin embargo hay adaptaciones y variaciones que podemos utilizar para conseguir un trabajo más localizado en el cuádriceps cuando este sea el objetivo.

No es una sentadilla para iniciados, ya que además de necesitar un gran control postural y estabilización, propone una carga importante en la rodilla, sobre todo en el tendón rotuliano. Sin embargo, estas cargas son más naturales que las experimentadas en la máquina de cuádriceps, en la sentadilla sissy cuando estamos en flexión de 90º es cuando la carga es mayor, mientras que al llegar a la extensión completa la carga es mínima, es la mecánica natural de la rodilla, sin embargo, en la extensión de rodillas en cuádriceps es todo lo contrario, una situación mecánica menos natural para la rodilla.

Es un excelente ejercicio para el control excéntrico, cuestión muy necesaria de trabajar en corredores. Puedes comenzar con flexiones mucho menores, el ejercicio es adaptable a prácticamente cualquier nivel.

Si realizas este ejercicio, también trabajarás el core, ya que la pared abdominal realiza un importante trabajo de estabilización para mantener la cadera en posición neutra. Si aprecias el movimiento, la única articulación que se mueve es la de la rodilla, es resto debería permanecer estático y estable

Compártelo!