El roller situado debajo de la cadera propone una posición inclinada lo que permite un amplio margen a la hora de aplicar diferentes intensidades.

Con las rodillas flexionadas supone una menor intensidad que la posición adoptada sobre el suelo, a partir de esta posición inicial se pueden mover las piernas con diferentes palancas para aplicar una intensidad creciente:

–          Alterna el movimiento de las piernas flexionadas descendiendo una pierna hasta casi llegar a tocar el suelo.

–          La siguiente variación es extender una pierna para aplicar así una palanca más larga. Intenta alinear pierna con columna evitando que aumente la curvatura lumbar.

–          La opción más intensa es la de extender las dos piernas manteniendo la estabilidad de la columna.

Compártelo!