La imagen representa un catálogo de errores posibles, en este caso al realizar una cargada. Pero ¿Dónde está la causa del problema?

Si observamos la mecánica, rápidamente podemos comprobar cómo la chica no dispone de las adaptaciones mecánicas necesarias para conseguir una adecuada técnica y sobre todo estabilidad en la recepción de la carga al realizar la flexión de cadera, rodilla y tobillo en esa contracción excéntrica coordinada. Claramente aparece un colapso medial de las rodillas, es decir, se orientan hacia el interior en lo que se denomina valgo, una posición incorrecta que desencadena alteraciones graves en la rodilla como es la tendinopatía rotuliana.

power-cleans-vibram-5-fingers-small

La principal causa, aunque seguramente multifactorial, es la pronación del pie con caída evidente de la bóveda plantar, seguramente por una falta de movilidad en la dorsiflexión del tobillo ya que también es evidente que no desplaza la cadera hacia atrás, el centro de masas no recae sobre los talones, sino sobre la zona del medio pie lo que aumenta la pronación. Pero lo que más me llama la atención es que usa unas zapatillas minimalistas, unas fivefingers.

Posiblemente, al igual que muchas personas habrá oído las virtudes del calzado minimalista y como además es cool se ha calzado unas pensado que quizás solamente por el hecho de colocarlas en el pie todo sea correcto y las lesiones no aparezcan. Contradictoriamente, en este caso (que puede ser la situación de muchas personas), el uso de calzado minimalista no hará otra cosa que agravar el problema. Este es un claro ejemplo de cómo puede resultar de peligroso la utilización de un medio bien fundamentado pero que mal utilizado puede resultar nefasto.

Las five-fingers u otro calzado minimalista, puede resultar muy conveniente para trabajo de fuerza de este tipo de movimientos donde el pie es parte fundamental del ejercicio; debe sentir y participar activamente en la estabilidad con sus propios mecanismos de control, pero eso si… cuando disponga de ellos. En este caso, seguramente la chica ha “quemado” etapas de adaptación y muy alegremente y emocionada se ha comprado unas five-fingers, ha cogido la barra con carga considerable y se ha enfrentado a una cargada, tan emocionada estaba que incluso ¡¡olvidó colocar los agarres de seguridad!!. En resumen, un cúmulo de errores que le arrastrarán a alguna alteración, luego será fácil echarle las culpas al entrenamiento con pesos libres… En este caso, cuando la persona presenta un valgo posiblemente estructural, sería mejor opción utilizar unas zapatillas con refuerzo para asegurar la bóveda plantar, sin olvidar incluir un programa para recuperar las habilidades perdidas en el pie.

Realmente el mayor error de todos es permitir que una persona con estas características se enfrente a movimientos para los que no está preparada; ni técnica, ni mecánicamente. El error no es de la chica, ella, al igual que muchas personas, está entusiasmada con enfrentarse a trabajos de potencia con peso libre, el error es que muchos entrenadores e instructores solo ven una barra que es cargada sobre la cintura escapular, sin ser capaz de detectar las compensaciones que el sistema musculo-esqulético puede llegar a producir con tal de conseguir el movimiento.

La solución no es decirle que separe las rodillas al recibir la carga, que coloque el peso en los talones o que intente “separar” el suelo, lo ideal sería sacar a la chica de este ejercicio y educarla motrizmente con ejercicios correctivos y de integración para trabajar glúteo medio, conseguir mayor dorsiflexión del tobillo, fortalecer el tibial posterior… realizar un squat perfecto, ejecutar un front squat decentemente y finalmente si es el objetivo, enfrentarse a una cargada, y cómo no… enseñarle donde están los agarres y donde se colocan

No hay ejercicios buenos o malos, sistemas lesivos o saludables, cazado lesivo o milagroso, sino progresiones bien o mal planteadas, y esto amigo mío… es responsabilidad del entrenador. El error suele estar en la falta de conocimiento y visión del instructor.

Compártelo!