Ya lo decía Gray Cook «primero moverse bien, luego intensamente» sin embargo la realidad es bien diferente…

Muchas personas afrontan sus entrenamientos de forma intensa antes de conseguir una mecánica preparada para este fin, al final el cuerpo consigue el movimiento pero… acudiendo a compensaciones que lógicamente a medio y largo plazo no compensan mecánicamente ya que otra estructura deberá realizar la función que otra no está realizando correctamente. El gran problema es que muchas personas no son conscientes de estas compensaciones o movimientos disfuncionales, pero aun es peor que los instructores o entrenadores no sean capaz de detectarlas y no disponer de conocimiento, ni recursos prácticos para devolverlas a sus entrenados como parte fundamental del entrenamiento.

Entrenar duro es fácil, entrenar correctamente es el reto, el reto de un buen entrenador.

0

Tu carrito