El entrenamiento del core no debe basarse únicamente en provocar contracciones musculares en los abdominales, si realmente deseamos transferirlo a gestos deportivos o simplemente conseguir adaptaciones motrizmente mucho más enriquecedoras es muy interesante aplicar estímulos donde además de una mejora de la fuerza se consiga una respuesta neuromuscular y mejora de la coordinación.